Ruta Vaqueira PR - AS 176

Naturaleza
DESCRIPCIÓN: Distancia: 5 Km. (ida y vuelta)
Itinerario: Braña de Tuiza – Braña del Tronco – Braña del Rebellón – Retorno) Duración: 40 min. (ida).  1 h. 20 min. (ida y vuelta)
Dificultad: Fácil  

RECORRIDO:
A  cinco Km.  de Villanueva  está situado el punto de partida de esta ruta.  A la izquierda de la carretera parte una pista de uso ganadero que cruza la Braña de Tuiza. En este lugar podemos ver cabañas de  cubierta de teja y dos “cabanas de teito”  (construcción tradicional de la montaña occidental asturiana de  muros de piedra y techumbre vegetal de piornos o escobas)  muy  cercanas al camino y bien conservadas. A escasos metros y al  lado del camino podemos observar las ruinas de lo que fue otro teito. Salimos de la braña en dirección sur hasta cruzar un pequeño arroyo y  tras salvar una corta subida,  continuamos caminando un tramo llano para ascender una fuerte y corta pendiente.  A continuación encontramos una torrentera (Reguera Mala) y seguido llegamos a los primeros prados de la braña de El Tronco. A la derecha podemos ver otra cabana de teito y siguiendo el itinerario  en dirección sur hasta cruzar un pequeño arroyo y llegar a un cruce de caminos. Aquí debemos tomar el camino de la izquierda  y seguir hacia el este a través de un camino llano que cruza alguna mancha forestal de acebos y monte bajo de piornos hasta llegar a la Braña del Rebellón.  En esta braña hay un conjunto de cabañas diseminadas entre monte bajo y pastizal. Algunas son de cubierta de teja y también podemos ver cinco teitos en buen estado de conservación. Uno de ellos, el que está situado en la parte baja de la braña,  tiene la peculiaridad de que es de planta circular y el techo vegetal es de forma cónica. En este lugar hay una amplia vista panorámica   Se pueden ver varios pueblos del concejo de Teverga. Si dirigimos la vista hacia el Este vemos el valle de Valdecarzana,  al fondo el Cordal de Sobia y en el horizonte la Sierra del Aramo.  En dirección norte podemos ver las sierras de Valdegranda y Monreal, en primer término, a continuación  el Cordal de Santa Marta y, al fondo los Puertos de Marabio y Peña Gradura.  Desde aquí volvemos al punto de partida por el mismo camino. Aunque la ruta no está señalizada no ofrece ninguna dificultad ya que nos puede servir como referencia la carretera del Puerto de San Lorenzo que es el punto de partida de la ruta. Una buena época del año para realizar la ruta es durante la segunda quincena del mes de julio porque es el período en que los piornos están en plena floración. También es aconsejable hacer el recorrido a finales de octubre debido al contraste de matices que ofrecen los bosques de árboles de hoja caduca (haya, roble, abedul, fresno, cerezo...) y los de hoja perenne como el acebo.