Colegiata de Teverga. San Pedro de Teverga es una iglesia de estilo románico primitivo, del siglo XI. Las momias malditas de Teverga, visitamos y te contamos su historia.

colegiata de teverga misas
HORARIO VERANO Los Meses de Julio y Agosto, las visitas guiadas de la Colegiata de San Pedro se realizarán de Martes a Domingo.
Por las mañanas a las 12:00 h.
Tardes a las 17:30 h.
Entrada 1,50€.
El horario de visita podrá sufrir variación por motivos de culto
Visitas guiadas: +34 696 81 69 15
DESCRIPCIÓN   Iglesia de estilo románico primitivo (S.XI) y que ejemplifica perfectamente la transición estilística del Prerrománico al Románico. No se sabe con exactitud la fecha de fundación  del templo.   Se tiene constancia de que en el año 860 existía el monasterio de San Pedro de Teverga. También se sabe que la iglesia de San Miguel  de La Plaza fue fundada en 1036 (existe lápida fundacional  en la catedral de Oviedo) donde ahora está el crucero.  En 1693 se construyó la  segunda iglesia de San Miguel (al Oeste de la Colegiata) por haberse derrumbado la primera. En el libro del Codo de la iglesia se da la fecha de 1069.  Hubo una inscripción sepulcral en la basílica  de la que se guarda copia en la Academia de la Historia por la que se sabe que ya existía en el año 1076.  Si a todo esto añadimos sus características arquitectónicas (rasgos del románico primitivo,  aspectos del prerrománico, influencia del estilo ramirense, parecido con las de San Juan y San Pelayo de León,  similitud con la antecripta de Palencia e, incluso, con algunas iglesias de Francia) la fecha de fábrica se puede datar en las postrimerías del S. X o principios del XI. El edificio, debido a varias causas (incendios, modificación del terreno, edificación de anejos, etc.) sufrió varias transformaciones a lo largo del tiempo. La torre, con su  campanario,  tiene 20 metros de altura y está apoyada sobre cuatro arcos. Fueron construidos en el S. XVIII. La pared norte y el ábside fueron modificados en el S. XVII, a causa de las obras realizadas para construir el palacio abacial, el coro, el claustro y corredores, la sala capitular y la sacristía. En el mencionado muro norte se abrieron dos puertas al claustro: una desde el nártex y otra próxima al altar. Cuando se restauró el ábside (destruido por un incendio) no se le dio la forma semicircular primitiva. Los machones que enlazan el porche con el cuerpo principal fueron restaurados en el S. XVI por orden de Diego de Miranda y mandó esculpir en ellos el escudo de la casa de Miranda. El nártex es de la construcción primitiva, al igual que el muro sur. Está construido enteramente en sillería y presenta una distribución tripartita: pórtico, cuerpo de naves y cabecera. Es de planta basilical de tres naves, separadas por columnas. El pórtico o nártex se subdivide en tres naves (sumamente bajas) de igual altura separadas por columnas, siendo la central más ancha que las laterales. En el flanco de la derecha hay dos tragaluces verticales y a la izquierda dos ventanas semicirculares y una puerta que comunica con el claustro. Las navetas laterales no se prolongan con las del cuerpo; sólo la central comunica directamente con la nave mayor. Las tres naves del pórtico tienen cubierta de bóveda de medio cañón. Sobre el nártex se levanta la tribuna, que no responde a la primitiva y tiene cubierta de madera. Las columnas del porche, exentas las del centro y adosadas las de los extremos, son de fuste monolítico y capiteles de perfil acampanado y de decoración muy variada: hojas alargadas, lanceoladas, y en algunas caras se pueden ver motivos figurativos, temas con hombres y animales. El cuerpo de la iglesia está dividido en tres naves, siendo la central más ancha y más alta que las laterales. Hay dos arcos por cada lado. Se cubre con bóvedas muy elevadas. Los arcos apoyan en capiteles-imposta en el lado de los muros, y en elaborados capiteles cúbicos en las columnas centrales. Las caras de estos capiteles se decoran con toscas figuras de hombres y animales: águila, caballo, oso, seres híbridos, escenas de lucha... Las naves laterales refuerzan su bóveda con un arco fajón recogido en capiteles-imposta también decorados. El presbiterio ha sido remodelado en el S. XVII. En la actualidad es de nave o capilla única y la cubierta la componen tres bóvedas de igual elevación, aunque más bajas que la nave central del cuerpo principal. Schlunk y Manzanares suponen que fue de triple ábside, cubierto con cañón y con habitación superior sobre el presbiterio, como en las iglesias prerrománicas asturianas Al exterior los volúmenes traslucen las distribución interna. Los muros laterales están reforzados por contrafuertes y bajo la cornisa corren varias líneas de taqueado y una larga hilera de canecillos figurados, con un variado repertorio de cabezas de animales. El edificio fue restaurado en 1990 En la sacristía existe un museo: cadáveres momificados del Marqués de Valdecarzana y de su hijo Pedro de Miranda, abad de la Colegiata desde 1690 a 1720.